26 de julio de 2021

5 Poemas de Natalia Litvinova: SE AGACHAN - LAS TAREAS - LAS MUJERES DE MI FAMILIA - CRECE EN MI JARDÍN - CADA DÍA




SE AGACHAN
y se enderezan
cada una a su ritmo,
como teclas
de un instrumento
que alguien aplasta
con los dedos.

 
Filas de mujeres
de falda
y botas de goma
desentierran
tubérculos.
 
Es la danza
para no morir
de hambre
,
dicen y se ríen.
 
Las raíces chillan
cuando las separas
de la tierra.



***



LAS TAREAS
rotan todos los días.
Otras Mujeres
cavan hoyos
mientras cantan.
Cuando alguna
se echa a llorar
cantan más fuerte.
El bosque les hace
una reverencia.


***



LAS MUJERES DE MI FAMILIA
guardan el cabello
que se cortan
en un cesto de trenzas. 

Es una tradición antigua,
ya no se sabe
quién la inició.

Mechones, bucles,
pelo suelto,
cobrizo, rubio
o ceniza.

Temo que los roben
las urracas 
o que lleguen 
a manos de una bruja.

Si viene,
no le abras la puerta.
Y sí  abres,
no la dejes pasar.
Y si la dejas,
no le des ni sal ni pan.

Todo lo que hayas tocado
lo convertirá
en su elemento,
advierte la abuela.


***


CRECE EN MI JARDÍN
una sola rosa negra
entre rojas y amarillas,
nadie se le acerca.

Muere de lluvia o de sol,
ahogada en su perfume.
Pero renace más oscura,
indemne en su poder
de no haber sido cortada.


***


CADA DÍA
Junto decenas
de abejas
que recorrieron
los muslos de mi caballo:

punzaron su pelaje
con el aguijón
y murieron.

Ninguna le advirtió
a la colmena
que la belleza 
de mi amuleto 
es mortal.



CESTO DE TRENZAS
ED. LA  BELLA VARSOVIA




29 de junio de 2021

3 Poemas de María Alcantarilla - SUCEDE LA INOCENCIA - AL BORDE DE LA VIDA - TAMPOCO ELLA

 






SUCEDE LA INOCENCIA


Sucede en mí la búsqueda del tiempo y del sentido
como una muerte súbita
que a ratos me llenase de tristeza.
Suceden las preguntas vacías y sus noches
y el eco adormecido en la garganta
carente de dictamen.

Sucede la inocencia,
el miedo a confundir los domicilios.

Sucede en mí la duda latente y, mientras tanto,
camino no sé a dónde ni quién me ha dado paso,
me ha hecho avanzar años
sin saber aún a lo que vengo.



AL BORDE DE LA VIDA


Hay una grieta más en el asfalto —dice ella—
que aspira a convertirse en un gran bosque
y dar sombra a los grillos.
Un trozo de calzada
como un río en mitad de un parque mustio
que traza su intención en una línea verde
sobre el gris oscuro del cemento.
Milagro es esa flor que está creciendo
mientras todos los coches la adelantan
con un rugir de selva entre sus pétalos.
Milagro es la fisura en los cimientos:
el desgarro original de las especies.



TAMPOCO ELLA


La calle se ha sentado a contemplar
a quienes huyen de un sitio hacia algún lado.
Acodada en el umbral
añora el lento movimiento,
hablarle a cada hombre
de una ruta más allá de su destino.
La calle se ha olvidado de su ritmo,
del afán por completar los recorridos 
sin un solo recuerdo en la retina;
ha olvidado las suelas borrosas y dobladas
a punto de quemarse contra el sueño;
a todos esos hombres y mujeres
cuyo paso es, otra vez, el mismo paso.





LA EDAD DE LA IGNORANCIA
VISOR LIBROS


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...