23 de septiembre de 2012

Entre tacones y pesadillas Relato de Davd Orell




Entre tacones y pesadillas


Se me quedó programado de forma permanente aquél horario que me mantenía despierto hasta la madrugada, incluso amanecía antes de que se me cayeran los párpados por sí solos.

O tal vez, en algún recoveco de mi cerebro se quedó configurado aquél estado de vigilia que a la mínima que salta una mosca, ya estoy en alerta. Otras en cambio, me pongo en guardia en menos de un segundo y con el corazón acelerado, debido a que la señorita que recibe visitas en horas de poca moral, usa tacones finos sobre el suelo de parqué, y aunque avisada está; porque ha conocido mi pijama al igual que los chicos del Telepizza, sigue a lo suyo después de creer engañarme con ese acento que me recuerda a la inolvidable Marlene Dietrich.

Y para completar el lote, tengo al señor que perdió una pierna durante la Guerra Civil y que a pesar de sus ochenta y pico años, sus pesadillas le roban el descanso nocturno y se pone a hablar consigo mismo mientras deambula por su casa apoyado del bastón que le regaló su sargento por aquél entonces...



Esta noche me rindo ante la luna llena que brilla en mi balcón y me acompaña con su calma mientras me tomo sorbo a sorbo un doble con hielo entre ruidos de tacones de aguja y los llantos de un viejo herido de guerra.




(Relato Cedido y publicado bajo autorización previa del autor) 





Grácias, Hermano por seguir de cerca esta quimera
     seguimos en la lucha

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...