26 de septiembre de 2012

Entrevista a Javier Krahe




JAVIER KRAHE COMPOSITOR Y CANTANTE

"Soy un disidente, no me importa quedarme con el culo al aire"
Krahe, uno de los grandes escritores de canciones en castellano de las últimas décadas, asistirá hoy, lunes, a la proyección de la película 'Esta no es la vida privada de Javier Krahe', de Ana Murugarren y Joaquín Trincado, seleccionada en la sección Zabaltegi de Perlas del Zinemaldia

ANDRÉS PORTERO - Lunes, 24 de Septiembre de 2012 - Actualizado a las 10:23h


"El humor que no falte, pero no me interesa mucho la denuncia", asegura el compositor y cantante.

BILBAO. Influenciado por Leonard Cohen y George Brassens, ha dejado para la historia su paso por La Mandrágora, en compañía de Sabina y Alberto Pérez, y canciones como La hoguera y Un burdo rumor. Siempre irónico, inteligente y surrealista, Krahe, que acaba de ser absuelto en un juicio en el que se le acusaba de ofender a la religión católica, actuará el sábado 29 en el Teatro Campos Elíseos de Bilbao.

Tocará en Bilbao, pero sabe que tiene fama de vago…

La fomento yo.

Y le sirve para hacer canciones como 'Las musarañas'.

Claro, aunque no deja de ser una verdad a medias… o una mentira (risas). Lo que sí resulta chocante es que alguien reconozca que es algo perezoso; aunque yo, al final, soy bastante regular en el trabajo. Y reconozco que me resulta difícil decir que lo que hago es trabajar. Es peor lo de los viajes, pero escribir canciones y cantarlas no me lo parece. Como dije en una canción, no todo va a ser follar.

¿Qué espera fumando?

(Risas). Un montón de cosas porque todo lo que me pasa me pilla con el cigarro. Espero desde a un autobús a que me toque la lotería.

Se le tilda de osado, surrealista, absurdo…

No sé qué decir, será lo que verán en mí. Otra cosa es cómo sea yo.

Pues escribió el tema 'Conócete a ti mismo'. ¿Cómo es usted?

Es verdad, pero al final de esa canción decía que abandonaba la búsqueda (risas). Por imposibilidad de conocerme.

Ni poeta, ni cantautor.

Poeta desde luego que no. Soy escritor de canciones, que no lo es mismo. Lo de cantautor es como nos llaman, pero no me gusta como se formula esa palabra. El rapero también es un cantautor.

¿Cómo se encuentra en 2012, más cerca de cantar "la vida es un festín" o lo de "sin fe ni esperanza"?

Lo de que la vida es un festín refleja un momento de exaltación, cuando ella te dice que sí. Por lo demás, basta con mirar alrededor para ver que no vivimos un festín, precisamente.

¿Disidente siempre?

Bueno… muy a menudo. Eso sí, no me doy mucha cuenta, sino que pienso cosas y las digo, y luego me encuentro en una situación contraria a lo establecido. Pero no creas que ando buscando nada parecido, aunque no me importa quedarme con el culo al aire (sonríe).

El humor y la denuncia suelen ir de la mano en su obra.

El humor que no falte, pero no me interesa mucho la denuncia. Es cierto que tengo algunas canciones reivindicativas pero la mayoría son sentimentales y algo complicadas. Luego salen cosas colaterales porque la vida se cuela en ellas. Solo a veces he buscado escribir sobre temas en concreto, pero la mayoría de mi repertorio es bastante inocuo.

¿El humor es un buen antídoto contra el mundo que nos rodea?

Claro, yo no lo entiendo, lo reconozco. Y si lo entiendo, me quedo horrorizado.

Disidente rima con aquel viejo verso de "lengua de serpiente" que dedicó a González cuando la OTAN. Eso no ha cambiado mucho entre quienes nos gobiernan, ¿no cree?

Yo diría que nada, están siempre mintiéndonos, todo el tiempo. No estaría mal que se dijera la verdad de vez en cuando. La política se ha convertido en un juego de partido y de parcelas de poder. Es ridículo, son solo una panda de embusteros.

En su último CD se lamenta de "la democracia ausente".

Esa canción me resultó antipática escribirla, me chirriaba. Ya no voto, ha sido una separación civilizada. Solo he votado dos veces, cuando me presenté por Madrid por la legalización de todas las drogas. Por cierto, me voté a mí mismo. ¡Ya que me presentaba! (risas). La otra fue después del atentado islamista de los trenes. Fue un voto de castigo.

¿Un poco ácrata?

Bueno, un poco pero no creas que mucho. Al final, soy un tipo ordenado.

Hizo otra canción titulada 'Me internarán'. ¿Cómo lo ha evitado?

(Carcajada). Hombre, en las canciones se exagera todo, sabía que no lo harían.

Tampoco ha faltado mucho con el último juicio.

Bueno, me querían multar muy fuerte pero, al final, se ha restablecido la justicia (risas). Tenía curiosidad por este juicio porque nunca había estado en uno. Ya lo he visto, pero creo que ha sido una pérdida de tiempo, deberían ocuparse de otras cosas.

Aquel verso sobre el poder del rosario y el lingote parecen seguir vigentes.

Igual de presentes, por desgracia.

¿Jode saber que más de uno habría disfrutado si con el juicio acaba con sus huesos en 'la hoguera'?

(Risas). Bueno, hasta alguno que es amigo me ha dicho que ha sido una lástima que no me hayan condenado. Con amigos así… No, en serio, mucha gente estaba conmigo, me lo decían por la calle hasta desconocidos, lo que reconforta, claro.

¿Qué me dice de 'Toser y cantar'?

Es un disco que va con un libro que analiza mis canciones, pero es ya algo antiguo. No creas que corro pero tengo ya temas suficientes para otro disco. En cuanto a ventas no merece la pena grabar aunque sirve para ver cerrado el trabajo.

Ese disco está lleno de mujeres: Inés, Esther, Eva, Genoveva…

¡Y que no falten nunca! (risas)

El tópico dice que sus letras son más importantes que sus músicas.

Seguramente es verdad porque es mi terreno. Le dedico tiempo a ambos apartados, incluso a la música, que sé que no es lo mío y es algo para lo que no estoy muy dotado. Solo dejar apañadas las canciones me lleva su tiempo.

Pues el último disco suena muy rico en arreglos y estilos: vals, bossa, charanga, jazz, palmas flamencas, cha cha cha, bolero…

Es que no tengo géneros favoritos. Fumo casi de todo aunque sería muy raro que hiciera house o hip hop, no me apetece. Me da lo mismo un rock que una ranchera, puedo disfrutarlos igual. Es cierto que tengo tendencia a compases sencillos, al tres por cuarto, y mis músicos me dicen que trabaje de otra manera, con arreglos más complicados. Eso sí, la melodía no me la tocan.

¿Qué formación acercará a Bilbao?

Iré con tres músicos, sin batería. Voy con vientos, contrabajo y guitarra, y sonará muy apañado. Es mi formación habitual de los últimos años, incluso antes de la crisis. Así me siento cómodo porque es muy complicado viajar y tocar con muchos músicos e instrumentos.

Para despedirnos, ¿me cuenta el último 'burdo rumor' que corre sobre usted?

(Risas). No había pensado en esto… Dicen que estoy muy mayor, qué tontería (más risas).

Pues en el 'Vals del perdón' se ve como "un hombre que camina perplejo hacia el ocaso".

¡Cómo voy a negarlo! Hay que aceptarlo y bailar con ello.



Videos


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...