10 de septiembre de 2013

Tres deseos - Alfonso Brezmes





















Tres deseos

Que no escuches otra voz
distinta de la mía- dijiste
soplando el primer fósforo-.

Que nada digas que me hiera 
fue tu segundo deseo - y la oscuridad
nos iba envolviendo poco a poco-.

Que no acabe este sueño,
-susurraste, soplando por última vez-.
Y todo desapareció. 

Y nos encontramos de pronto
en medio de la noche.
Sordos mudos y ciegos.



Pág 45 de la noche tatuada 




La Noche tatuada - Editorial Renacimiento 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...