30 de diciembre de 2013

3 Poemas de Valentín Chacártegui






Hemos amado tanto
que ahora se destila
el licor de odio.
Tenemos sed en nuestras jaulas
y  arremetemos contra los barrotes
con odio, con odio creciente.
Sabe a hierro la sangre
y escuecen las heridas punzantes.



*


Busco el hogar de mi infancia,
ayúdame mar que interpelas
con la saciedad de tus espumas
a salir a la verdad de su lactancia.
De dientes tengo el alma llena,
con tráeme dolor de las mañanas,
dolor que reza: no te desangres,
no te desangres.
La sed me puede.
He abandonado ya por siempre
las lindes de mi infancia.



*


Se abren las manos,
las flores, los árboles,
se abre el infinito.
Entre tanta oscuridad
brilla, furtivo,
un colmillo de acero.






El lento vals de las bestias
Bradbury Ediciones

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...