6 de julio de 2013

3 poemas de Mar Benegas





No eras huella
ni aliento siquiera

pero el peso
de un alfabeto
pujaba tu existencia

genética del bosque
entre la raíz y la semilla
la eternidad tejía tu memoria


 *


¿Qué flor era tu carne?

me abriste al milagro

fortuito rumor
de lo incontenible

placenta viva traías
que nos alimentó
y fue nuestro nido

allí nos refugiamos:

los dos éramos
recién nacidos


*


Abrígate bien
que la ciudad hiela
y hay gente hosca
que se alimenta de vísceras

abrígate cariño
que el viento trae
el helor de las máquinas
y el brillo gélido de los neones

abrígate de los amos y del hambre
de las fábricas y los comerciantes
de los mesías

de las guerras y el dólar, mi cielo
que lo injusto es una brújula
que señala siempre al frío

 abrígate mi amor
y mantén
el corazón tibio
no vayas a resfriarte



















 El abrazo - Ediciones del 4 de agosto

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...